«El abrazo de los gusanos» desde dentro. VERLANGA